Nací en Sonsonate, el 25 de julio de 1950 en una residencia del popular barrio Veracruz de Sonsonate, mi madre Haydeé María Ruiz, ama de casa originaria de Sonsonate y mi padre José Dolores Aquino enfermero de profesión y originario de Ahuachapán, ambos de grata recordación.

Realicé mi educación básica en el Colegio Parroqu;ial San Antonio, el Bachillerato en el Colegio Guadalupe y mis estudios universitarios en la Universidad Modular Abierta UMA, en la carrera de Licenciatura en Administración de Empresas, carrera de la cual no logré graduarme porque comencé a trabajar para formalizar mi relación con mi amada Eva Beltrán y formar una familia.

Desde muy joven demostré ser un privilegiado y tener actitudes para hablar en público y emprendí mi labor como comentarista deportivo radial, mis primeros pasos en las ondas hertzianas fueron en la radio “La Voz del Pacífico”, trabajé como reportero. Pero un día que el locutor deportivo titular no llegó, tuve la ansiada y gran oportunidad de narrar por primera vez un partido.

Tiempo después, ya era el locutor del programa “Sucesos Deportivos”, en el que narraba partidos y juegos de Sonsonate. Seis meses después, fui invitado a la radio Tecana de Santa Ana, para narrar los partidos entre Fas y Alianza. Compartía la cabina con Mauricio Saade Torres, Ernesto Aparicio y Raúl “El Pato” Alfaro. Él fue mi mentor en el mundo de la locución, “mejor que la universidad”.

Raúl Alfaro me llevó a Circuito YSR, en marzo 1969. En ese entonces estaba próximo a cumplir mis 19 años y por mi edad, me apodaron “El Cipote Aquino”.

En 1971, narré un partido de la selección de El Salvador contra la de Guatemala. Trabaje en Radio Mil, del vecino país, que era dirigida por Willy Galán Palomo. A este reconocido locutor centroamericano le atribuyen mi bautizo como “El Cipote”.

Algo que nunca olvidaré, es que Raúl Alfaro me mandaba a los camerinos, para que preguntara la pronunciación correcta de los nombres de los jugadores

Trabajé en diferentes radios, La Pantera, Cadena Central, YSU, Cuscatlán, Cadena de Oro (hoy Ranchera), y últimamente en Radio Cadena YSKL. En ésta trasmitía un programa los jueves, a las siete de la noche, conocido con el nombre de “La Voz de Sonsonate”.

Debido a mi experiencia, entre los aficionados al futbol más longevos, es conocida la frase “continuamos con El Cipote Aquino”, la cual era emitida durante los partidos.

A pesar de que cubrí eventos nacionales e internacionales y de que haya entrevistado a reconocidos jugadores como el brasileño Romario por ejemplo, nunca dejé que eso me cambiara, pues: “El locutor debe ser siempre una persona sencilla” y “Siempre se debe buscar la unidad con el oyente sin perder de vista que para ellos se trabaja y que cada día que pasa se aprende algo nuevo”.

Mi pasión por el periodismo deportivo me permitió conocer gran variedad de lugares y personajes, en 1979, cubrí la vuelta Caloy en Brasil, competencia de ciclismo. En 1987, en Medellín, Colombia, di cobertura a los Juegos Centroamericanos y del Caribe. (En esa ocasión entrevisté al cubano Alberto Juantorena, el hombre más veloz del mundo, para esa época). En 1994, para el Mundial de Fútbol viajé a Estados Unidos, entrevisté a Romario.

En 1982, fui nombrado como Locutor del año, premio otorgado por el Círculo de Informadores Deportivos (CID) en el homenaje a las estrellas deportivas de ese año. En las fiestas de Sonsonate de 1982 fuí declarado Hijo Meritísimo, En 1983, la Asociación Nacional de Árbitros de Fútbol (ANAF) me declara “El locutor más destacado del año”.

Mi familia está formada por mi amada esposa Eva Celia Beltrán de Aquino, mis hijos, Eva Cristina, José Roberto y Sara Gabriela; mis nietos José Emmanuel, Roberto, Mateo, Eva Celia, Roberto Carlos y Elena Sofía.
A base de trabajo y esfuerzo comencé a trabajar como comerciante junto a mi esposa, en una tienda ubicada en el centro de la ciudad de Sonsonate conocida como Tienda La Esquina. Se me dio la oportunidad de invertir en la construcción de pequeños proyectos de vivienda y en una tienda de artículos deportivos que nombre Roberto Deportes.

Por mi nuevo estatus de empresario y socio destacado de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador Filial Sonsonate, me eligieron para formar parte de la Junta Directiva, de la cual fui Presidente y con mucho orgullo puedo afirmar que en mi gestión se fundó la Expo feria celebrada en el marco de las fiestas patronales, la primera feria, fue en el centro Escolar Dolores de Brito.

En mi vida política, siempre he estado afiliado al partido ARENA, sus principios e ideales siempre han sido importantes y el tener la oportunidad de trabajar por mi gente siempre fue un objetivo, dicho objetivo tomó fuerza, al ver el rumbo tan desastroso que tenía Sonsonate allá por 1998; gracias al reconocimiento popular, fui candidato a alcalde de Sonsonate en las elecciones del año 2000 buscando cambiar el rumbo de Sonsonate, el cual era gobernado por Douglas Galicia, dicho objetivo no fue posible.

Pero luego del fallecimiento del gobernador de Sonsonate René Arce Suárez, el 1 de abril del año 2003, el entonces presidente Flores me confía dicho cargo, en el cual fui ratificado por el presidente Saca, pero tuve que dejarlo pronto, ya que el 26 de diciembre del año 2005, el COENA decide darme la oportunidad de ser nuevamente candidato a alcalde, en sustitución del fallecido Manuelito Arce, así inicia mi gestión municipal.

Roberto Aquino supervisando la construcción de La Plaza Gastronomica conocida como “El tortodromo”

Gracias a un gran equipo de trabajo hemos logrado la transformación total de Sonsonate, dichos logros se han visto ratificados en las urnas logrando la reelección por cinco periodos consecutivos, hecho histórico en Sonsonate ya que ningún otro alcalde en 461 años de existencia de esta ciudad había logrado siquiera reelegirse por un tercer período.

No me gusta hablar en primera persona de mis logros como alcalde, prefiero que sean las obras las que hablen por mí, pero es importante destacar que la liberación de ventas y champas de todas las calles de la ciudad, con la construcción del centro comercial Mega Plaza, es un proyecto pensado en la dignificación de los vendedores informales, una alternativa en la superación de los miles de hogares de familias sonsonatecas en los que la mujer es cabeza de hogar y principal proveedora de riqueza, gracias a su esfuerzo y perseverancia como micro comerciantes y en el combate de la delincuencia común que afectaba nuestra ciudad, una ciudad secuestrada en el tiempo por el desorden y la anarquía.

Otros proyectos y obras importantes que cuentan con el sello Roberto Aquino son: El Estacionamiento Municipal de 4 niveles, la restauración del Ex Cine Arce ahora Palacio Cultural, la reconstrucción del Parque Rafael Campo y la construcción de la Plaza Gastronómica y de flores. Hemos construido Mini canchas de fútbol rápido y proyectos de agua potable residencial y electrificación en las zonas rurales, pavimentación de calles y recarpeteo de las principales arterias de la ciudad, así como hemos modernizado el sistema de iluminación pública con tecnología LED; iluminamos y reconstruimos el estadio municipal Ana Mercedes Campos, también hemos logrado ejecutar programas de cooperación internacional para beneficio de familias que residen en zonas de alto riesgo, con el apoyo de la ONG ÁFRICA 70 se ha logrado darle vivienda digna a más de 40 familias en los asentamientos Roberto Aquino, Italia y El Pilar.

En el campo social, soy fiel defensor de los intereses de la niñez y de la familia, impulsando programas de apoyo con promotores en todas las zonas del municipio, noches de convivencia, torneos de futbol y talleres vocacionales para mujeres jefas de hogar. Se mantienen los programas de LUDOTECA Municipal, Centro de Desarrollo Infantil 10 de mayo y Centro de Cómputo en Mega Plaza.

Soy un fiel creyente de Dios y del Divino Niño, la frase y la certeza que tengo siempre es que “Mi proyecto está en manos de Dios, porque lo que está en manos de Dios, no hay mano del hombre capaz de detener”. Soy amigo de Obispos, sacerdotes y pastores, siempre ha tomado en cuenta todos los Credos religiosos, asistiendo a diversas celebraciones y colaborando como patrocinador de las diferentes actividades que organizan.

En este 2020, la nueva realidad que vivimos en todo el mundo nos ha afectado considerablemente, pero un virus no logrará doblegar el espíritu y las ganas de emprender nuevos retos y seguir creciendo juntos, llevando a Sonsonate a un sitial de honor donde siga destacando como una ciudad modelo de desarrollo, de seguridad, de progreso, un pueblo lleno de fe y hogar de miles de personas comprometidas con el futuro, con el bienestar de nuestros hijos, me siento reforzado por el apoyo de mis conciudadanos, y estoy listo para continuar trabajando por Sonsonate.